Con el Boletín 9 del Tribunal Administrativo del Quindío iniciamos las entregas correspondientes al año 2015, en medio de la crisis que afecta a la Rama Judicial, debido a la compleja situación que se ha presentado a nivel, especialmente, de la Corte Constitucional, sobre lo cual no queda sino esperar que el delicado impase se supere de la mejor manera. Desde luego se aspira que se esclarezcan las cosas, que el país quede tranquilo con los resultados de las investigaciones, que se fortalezcan los mecanismos de control interno y que dicha alta corporación, que tanto bien le ha hecho al país con su denodado esfuerzo de preservar la integridad de la Constitución y los derechos fundamentales de los asociados, continúe aportando para que esta democracia se consolide y se consiga a futuro y pronto un país más justo.

 

No es posible ocultar que ha sido uno de los episodios más bochornosos que han enlodado esta rama del poder público. Sin embargo, bajo el respeto que siempre debe tenerse en esta clase de actuaciones de preservar el debido proceso y garantizar el derecho de defensa y con ello la presunción de inocencia, en un estado de derecho como el nuestro, son las decisiones finales  que se adopten las que mostrarán la verdad sobre los hechos. Camino éste que puede resultar largo y pedregoso, pero que es el único que es necesario transitar.  

 

Por parte del Tribunal, en sus dos salas de decisión, seguimos dedicando nuestro esfuerzo en pos de ese mismo propósito, desde el ámbito administrativo, tal como se puede detallar en cada una de las providencias que aquí se incorporan, como muestra de la labor cumplida en este primer trimestre del año que cursa.

 

LUIS JAVIER ROSERO VILLOTA

Presidente

Tribunal Administrativo del Quindío

15 de abril de 2015